Nymphaea thermarum

Lirio térmico
Nymphaea thermarum

La Nymphaea thermarum es el lirio más pequeño del mundo con hojas que en ocasiones no superan el centímetro de diámetro y dentro de los que la conocen le llaman popularmente el lirio Térmico.

De origen africano se encuentra en fase de extinción debido a la sobre explotación de las aguas termales que alimentaba su frágil hábitat. En cuanto a su nombre “Térmico” es por crecer en aguas termales de agua dulce.

La Nymphaea thermarum fue descubierta en 1987 por el botánico alemán Profesor Eberhard Fischer de la Universidad alemana de Koblenz-Landau. El profesor Fischer al darse cuenta de que la especie estaba en peligro, se llevo unos pocos ejemplares al Jardín Botánico de Bonn poco después de su descubrimiento. Una vez allí, los horticultores los mantuvieron con éxito durante poco más de una década. Sin embargo, estas plantas resultaron muy difíciles de cultivar.

Con el objetivo de recuperar al Nymphaea thermarum se estableció un intercambio de un puñado de semillas y plantas entre el Instituto en Bonn y Kew en julio de 2009. Pero el método utilizado para todas las especies conocidas de nenúfar no funcionaba para el caso de la Nymphaea thermarum.

Por suerte apareció el español “descifrador de códigos” y horticultor, Carlos Magdalena que asumió el reto de aprender los secretos del éxito de reproducción de la Nymphaea thermarum. Y si bien los primeros pasos fueron con resultados decepcionantes, una descripción original en alemán de la especie y su hábitat natural… suministró la pista final: “Crece en el barro húmedo producido por el desbordamiento de una fuente termal. El agua llega a la superficie a 50º C, pero la planta coloniza un área en la que se haya enfriado el agua a una temperatura de 25°C”.

Esto significaba que, a diferencia de todas las especies de nenúfares conocidas, la Nymphaea thermarum no crecía sumergida en las aguas profundas de los lagos, ríos o pantanos. La revelación fue que esta especie pequeña, extremadamente rara e inusual, con un margen de sólo 5 a 20 centímetros, crece en las condiciones de humedad en el borde de un manantial de aguas termales y esta fue la pista clave necesaria para descifrar el código de su reproducción con éxito.

Posts Relacionados

Dejar un comentario