Nymphaea alba blanca

Nenúfar blanco, Rosa de amor, Escudete de río, Golfán blanco, Adarga, Ninfa blanca…
Nymphaea alba blanca

La Nymphaea alba blanca, es una de la tantas variedades de Nenúfares que habitualmente vemos en los estanques.

Esta típica planta acuática es conocida popularmente con nombres como Nenúfar blanco, Rosa de amor, Escudete de río, Golfán blanco, Adarga, Ninfa blanca… y cuyo nombre científico es Nymphaea alba. Esta pertenece a la familia Nymphaeaceae.

Originaria de Europa del sur y norte de África, la Nymphaea alba blanca es una hierba acuática, de hoja perenne y con un rizoma rastrero bastante carnoso y robusto. Sus peculiares hojas emergen directamente del rizoma desarrollando una forma de corazón más o menos redondeado. El color de estas hojas es de verde oscuro en superficie, se extienden sobre el agua y su haz es ceroso, lo que las convierte en impermeables al agua.

Sus llamativas flores son de color blanco con un tamaño que oscila entre los 12 y 20 centímetros. Como sus hojas, también son flotantes.

La Nymphaea alba blanca, es una de las plantas catalogadas como ‘Plantas de aguas profundas’ en el mundo del estanque. Por ello, sus macetas son sumergidas en el interior de los estanques a una profundidad que puede oscilar entre los 30 centímetros y algo más de un metro. Sus hojas flotantes proveen sombra a los peces y reduce la aparición de algas.

En el estanque, La Nymphaea alba blanca necesita una posición muy soleada y en zonas de aguas remansadas o con poco movimiento. Agradece sustratos que contengan mezclas de arena y arcilla junto con materia orgánica como por ejemplo la turba.

Conviene dividirlas cada 3 ó 4 años, preferiblemente durante principios de otoño, cuando la Nymphaea alba blanca comienza a aminorar su desarrollo, mediante la separación de sus rizomas.

Posts Relacionados

Dejar un comentario