Mantenimiento del estanque en invierno

En invierno la naturaleza se recupera durante un reparador sueño invernal y nuestro estanque también descansa.
Mantenimiento-de-estanques-en-invierno

En invierno la naturaleza se recupera durante un reparador sueño invernal y nuestro estanque también descansa. Hemos debido aprovechar el otoño concienzudamente para preparar el estanque de cara al invierno, los peces y demás seres vivos que en él habitan pasarán así mejor los meses de frío hasta la próxima primavera.

Los peces entran en una especie de letargo durante el invierno. En otoño ya cambiamos algo su dieta aportándoles menos proteínas y disminuyendo su ración diaria. Recordar que cuando hace frío los peces se quedan en el fondo, por eso es recomendable que la profundidad del estanque supere los 60 cm., allí la temperatura es más cálida. Si no tiene esa profundidad el estanque y hace realmente frío en el jardín, se deben de cambiar los peces a algún lugar fresco, donde no corran peligro de congelarse. Los peces dejan de comer por debajo de los 7ºC, así que no debemos sobrealimentarlos, con ello solamente aportaríamos desechos orgánicos al agua. La actividad de las bacterias del filtro en esta época baja, por lo que podemos apagar los equipos y el filtrado no se verá muy afectado.

Si se forma una capa de hielo que evita el intercambio de oxígeno con el aire se puede incorporar un aireador para mantener una correcta concentración de oxígeno para la fauna y flora del estanque.

Debemos aprovechar este tiempo para hacer el mantenimiento de los motores. Los filtros UV podemos retirarlos porque no hacen falta durante el invierno. Es una buena época para limpiar el estanque y hacer un cambio parcial de agua, retirando los residuos del fondo y los que puedan haber flotando.

Aireadores de estanque

Desde el otoño hemos tenido que tener cubierta la superficie del estanque con una red, para recoger así las hojas que puedan caer de los árboles colindantes, además de proteger a los peces adormecidos de gatos o aves.

En cuanto a las plantas del estanque también podemos proteger a las que tenemos en tiestos, resguardándolas sumergidas en algún lugar más cálido e iluminado. Algunas especies perderán todo su follaje, pero la primavera hará que revivan con todo su esplendor.

La pausa invernal es parte importante del ciclo de la naturaleza. Aunque esta época no sea la más bella, una buena preparación y un buen mantenimiento del estanque darán su fruto en primavera.

Dejar un comentario